Entrega gratuita a partir de 39€ Pagos Seguros
Hero-Middle.jpg

Convectores eléctricos

Un convector ofrece un tipo de calefacción eléctrica
directa. Calienta la habitación principalmente por
convección del aire calentado por el elemento
calefactor del interior del aparato.

Slimstyle
HX65L22
  • 219,90 €
*IVA incluido
  • Efecto de convección
  • Tecnología cerámica
  • Comodidad ideal
  • Apagado automático de seguridad
Aprende más
null Left
-3 %
-3 %
SlimStyle
HCX9120E
  • 164,90 €
  • 170,00 €
*IVA incluido
  • Efecto de convección
  • Tecnología Hi-Fi
  • Comodidad ideal
  • Apagado automático de seguridad
Aprende más
Slimstyle
HSX4320E
  • 119,90 €
*IVA incluido
  • Efecto de convección
  • Controles digitales
  • Calor programado
  • Apagado automático de seguridad
Aprende más
null Left
-19 %
-19 %
HSX3320FTS
HSX3320FTS
  • 81,00 €
  • 99,90 €
*IVA incluido
  • Efecto de convección
  • Ventilador adicional
  • Asas de transporte
  • Apagado automático de seguridad
Aprende más
null Left
-21 %
-21 %
HSX2320F
HSX2320F
  • 76,90 €
  • 97,00 €
*IVA incluido
  • Efecto de convección
  • Ventilador adicional
  • Asas de transporte
Aprende más

¿Qué es un convector? ¿Cómo funciona?

Un convector eléctrico contiene elementos calefactores que funcionan con la electricidad. Cuando el usuario enciende el convector, el aire frío entra en la parte inferior del aparato y se calienta. Debido a su menor densidad, el aire caliente asciende en el radiador y es expulsado por la parte superior. De esta forma, el convector crea un movimiento de aire constante o una distribución de aire en la habitación. Para lograr la convección más eficaz y un flujo de aire óptimo, algunos convectores también están equipados con ventiladores internos.
Sidecard-A.jpg

¿Cuáles son los diferentes tipos de convectores?

Existen varios tipos de convectores, que se pueden agrupar según su instalación y funcionamiento. En el primer caso, podemos distinguir entre convectores que se instalan en la pared y convectores portátiles que se mueven libremente. Los convectores de pared funcionan calentando el agua en los tubos interiores. Los convectores eléctricos, en cambio, no utilizan agua, sino electricidad que activa los elementos calefactores que calientan el aire. De'Longhi ofrece una amplia gama de convectores eléctricos portátiles, adecuados para calentar tanto habitaciones pequeñas como grandes, de hasta 25 m2, así como para una calefacción adicional en días especialmente fríos, o como sitema de calefacción de reserva en caso de avería del sistema de calefacción principal. Para facilitar su transporte, los convectores portátiles están equipados con ruedas robustas, y son ligeros. Además, suelen estar equipados con un termostato que permite regular la potencia calorífica.
Sidecard-B.jpg

¿Cuáles son los pros y los contras de los convectores?

Los convectores calientan la habitación de manera uniforme, haciendo circular el aire en la zona, y rápidamente, porque el calor se libera de forma inmediata en cuanto los elementos calefactores alcanzan la temperatura adecuada. Además, los convectores crean una zona de protección de aire caliente delante de ventanas mal aisladas o paredes exteriores, reduciendo la sensación de frío en las proximidades de estos puentes térmicos. Los convectores utilizan como único material calefactor el aire, por lo que el calor que desprenden disminuye rápidamente una vez que se apagan. Sin embargo, si la habitación está bien aislada, el calor producido puede seguir calentando la habitación durante más tiempo.

Otras áreas de uso de un convector

Los convectores portátiles tienen una amplia gama de aplicaciones. Suelen utilizarse en habitaciones que necesitan calentarse de forma rápida y uniforme, proporcionando un agradable calor de fondo a una temperatura constante. Se pueden conectar simplemente a un enchufe, sin la necesidad de una instalación complicada. Los convectores están equipados con asas para facilitar su transporte, por lo que pueden utilizarse cómodamente en cualquier lugar. Es aconsejable colocar los convectores en áreas y zonas específicas como, por ejemplo, debajo de las ventanas, o cerca de puertas mal aisladas, teniendo en cuenta las condiciones del aislamiento y la finalidad de uso. Esto crea un escudo térmico invisible que evita que el frío entre en la habitación.