Guía para ahorrar energía

Pequeños detalles que hacen la diferencia

La electricidad es una fuente de energía preciosa que debemos siempre salvaguardar y usar racionalmente.

  • Desconectar siempre sus aparatos eléctricos cuando no los está utilizando.

  • Recuérdese de no dejar los aparatos en el modo standby, especialmente si no está en casa.

  • Cierre las cortinas al atardecer para mantener la temperatura dentro de la habitación y déjelas abiertas durante el día para permitir que entre la luz solar. Cierre puertas y ventanas si necesita mantener la temperatura de la habitación. Cuando hace frío, el aire que viene del exterior puede tener un gran impacto en el consumo de energía.

  • Baje el termostato, especialmente durante la noche. Al reducir la temperatura de la habitación en 1 °C podrá reducir el gasto de eletricidad (la parte correspondiente a la calefacción) hasta un 10%.

    Configure su termostato a la mínima temperatura de confort. Se puede bajar el termostato cuando no hay nadie en casa o una habitación está desocupada.

  • En casa, use ropa caliente durante las estaciones frías. Muchas ropas actuales utilizan telas modernas ideales para mantener la temperatura corporal.

  • Acuérdese de que la calefacción focalizada es sinónimo de eficiencia energética, ya que calienta sólo aquellas áreas de su casa donde hay gente.

    Si es posible, mejore el aislamiento térmico de su casa, en particular el ático y las paredes externas.

    Coloque el calefactor cerca de usted para maximizar la exactitud térmica del termostato.

  • Mantenga las puertas de las habitaciones desocupadas cerradas, para evitar pérdidas de calor.