Historia del café

El café alrededor del mundo

  • La historia del café se remonta por lo menos al siglo XIII en Etiopía, pero la primera evidencia del café como bebida aparece en medeados del siglo XV, en los monasteros Sufistas del Yemen.
  • En el siglo XVI, la bebida ya había llegado al resto del Oriente Medio y Norte de África.
  • En la segunda mitad del siglo XVI, se abrieron las primeras cafeterías en Constantinopla y en aquel entonces estaban reservadas sólo para grandes personajes. No tardó mucho hasta que estos clubes exclusivos se convirtiesen en los locales preferidos de los diplomáticos, artistas, escritores e intelectuales. A partir de ahí, ha sido sólo un pequeño paso hacia Europa.
  • La dinámica del comercio entre Venecia y el mundo musulmán trajo una gran variedad de productos africanos, entre ellos el café.
  • Los venecianos fueron los primeros en importar esta nueva tendencia, en alrededor de 1600, y en mediados del siglo XVII, la primera cafetería fue establecida en aquella ciudad. Fue todo un éxito y, en poco más de un siglo, había cientos de estos locales. El primer Café europeo abrió en 1645 en Venecia, no muy lejos de Treviso, la ciudad natal de De’Longhi.
  • El resto de Europa pronto siguió los pasos de los venecianos, incluyendo Inglaterra, donde hasta entonces, el té era la bebida caliente por excelencia. Las casas de café pronto se convirtieron en lugares de encuentro importantes tanto para hombres de negocios como para intelectuales. En Alemania, la extensión de esta nueva bebida se ha encontrado con algunas dificultades, ya que la gente tendía a preferir la cerveza, pero al final también ellos se han rendido. Los Estados Unidos vieron la llegada de esta bebida en finales del siglo XVII, cuando los nuevos colonos llevaron con ellos las tendencias y modas de Europa.
  • El café espresso, tal y como lo conocemos hoy en día, fue originado en principios del siglo XX. En 1901, Luigi Bezzera creó la primera cafetera de café espresso.
  • La cultura del café en Italia ha evolucionado con el tiempo, por lo que un buen café puede ser degustado en varios contextos: en una cafetería por la mañana, o en una terraza charlando con los amigos. Sin embargo, un espresso también significa una pausa o un momento de relajación en la comodidad de su casa, siempre que le apetezca una taza de un buen café caliente y humeante.
1990 De’longhi lanzó su primera cafetera de café espresso

así los consumidores pueden disfrutar del sabor de un auténtico café espresso en sus casas.